miércoles, 12 de noviembre de 2008

En cada rincón


(Texto rescatado)
En las llaves que busco por todos mis bolsillos cada vez que llego a casa aún se conserva la electricidad de los primeros días, de cuando aún no éramos conscientes de lo que estaba sucediendo.
Quizá no ha pasado el suficiente tiempo como para analizar debidamente lo que hemos ido construyendo pero tengo la absoluta sensación de convivir fácilmente y sin demora ni reparo.
Dibujamos a veces los abrazos en el jardín del salón y se nos mueren las plantas porque se lleva la atención el agua que trazó una línea recta del techo a la encimera en la cocina.
Son de papel las paredes pero apenas me paro a pensar en ello por saber quién somos casi en su totalidad.
La nostalgia no está diseñada para los lugares pequeños y es por eso por lo que hoy por hoy hay más espacio en casa.
Le daré forma al sillón para cuando vuelvas aunque mi espalda se resienta cada vez, y, no te miento cuando te digo que si no abro las persianas demasiado es porque tú traes toda la luz cuando atraviesas la puerta...


"...cuando cierro la bolsa de la basura y la bajo a la calle tengo la impresión de cerrar un ciclo diario que me mantiene vivo y en orden...por eso sonrío...porque me alegro de que sea contigo con quién lleno esas bolsas..."

1 comentario:

nosoyrecomendable dijo...

últimamente la gente consigue que gestos como pegar un posit en una nevera o cerrar una bolsa de basura se conviertan en gestos entrañables y envidiables ...


algún día alguien compartirá esos gestos conmigo .... digo ....



muÁ