miércoles, 9 de abril de 2008

Quiero pero no puedo

Hace ya algunas semanas me encontré en el metro con mi amigo Pablo, el cantante de Noiah, y hablábamos de la labor que desempeña un músico a la hora de tirar del carro de un proyecto.

Todo se complica cuando uno es el que compone la letra y la música de las canciones, cuando es el que pelea y busca fechas para los conciertos, cuando es el que organiza los ensayos, cuando es el que define lo que se actualiza de los sitios Web correspondientes, cuando es el que informa puntualmente de los conciertos y eventos del grupo, cuando es el que busca y gestiona las entrevistas, etc...

Aunque ambos contamos con bastante ayuda para todo esto, le abría, mientras hablábamos, un punto de vista diferente.Le comentaba que a veces me da por pensar que el cansancio a que conlleva todo esto puede que sea no más que el producto de esa querencia que en ocasiones tenemos de que alguien más se ofrezca a tirar del carro junto a nosotros encargándose de absolutamente todo ese aspecto logístico que tanto tiempo nos roba. Si esto pasara nos quedaría mucho más tiempo para sentarnos a escribir la próxima canción dejando espacio a esa inspiración que en ocasiones parece haber desaparecido para siempre.

¿Porque un músico al final hace de todo menos música? ¿No sería mejor cuidar y alimentar el supuesto talento haciéndole tener no más que facilidades para desarrollar ideas? Es probable también que nos encontremos en una situación en la que nos descubramos buscando nosotros mismos excusas en todas las labores que desempeñamos para no realizar otras que quizá sean las que nos corresponden.

También cabe la posibilidad de que por hacer tantas de las cosas que supuestamente no nos corresponden olvidemos cual es la fórmula para desarrollar las que realmente nos habían de ocupar.

Esta labor no es fácil pero termina siendo la que se nos ha asignado, y en cierto modo estamos realizando el trabajo que un manager o representante haría.

En cualquier caso se trata de un asunto que espero pronto podamos desgranar juntos sin las prisas que tenemos las poquísimas veces que nos hemos encontrado.


"...para agarrar una nota al vuelo y no dejarla sin cantar por un mal tiempo..."

6 comentarios:

Niuqech dijo...

Sí señor, una gran pregunta. Una pregunta clave.
Pude vivir durante una temporada al lado de alguien que montó una banda en la cual además de cantar y tocar la guitarra se encargaba de la composición.
Pero claro no solo eso, en su cargo de "lider" o llámese como quiera que se llame, se encarga de todo lo que has relatado tú y que tan bien y tan bonito puede hacer un manager.
El caso es que todo acabó porque un día uno de los músicos le recrimió que ya no componía tanto como antes y que su trabajo como guitarrista se estaba resintiendo de estar todo el día liado. Lo que no propuso el jodido músico fue una solución.
En fín, la solución la encontró mi amigo, ... se hizo funcionario.


Al final ya se ve, además de hacerte cargo de todo te reprochan eso mismo. Cosas de la gente, digo yo.

6alilea dijo...

Ánimo, César, con toda esa labor que haces y que hacéis los que os dedicáis a esto.

En mi opinión, todo lo que describes es simplemente (aunque de simple no tiene nada) lo que conlleva ser autónomo, que al fin y al cabo es como ser, por así decirlo, toda una empresa llevada a la pequeñez más extrema, y por tanto a desarrollar un@ mism@ todas las funciones que en otras circunstancias realizarían todos los departamentos que la forman.

Supongo que en algunos casos se llega a esto por la necesidad de llevar el control de un trabajo tan personal como el vuestro, sobre el que, en ocasiones, no os gusta demasiado que sean otros quienes decidan por vosotros (cosa que, además, entiendo). Y luego, supongo que hay otros casos en los que el tema es más económico...

No sé, es sólo una opinión, pero la mayoría de la población, está metida en el mismo mogollón de tener que hacer cosas que no le gustan para poder desarrollar minimamente lo que de verdad quiere hacer... ¿cómo cambiar el sistema o la forma? sinceramente, ni idea. Pero me voy a poner a pensarlo que, aunque en mi caso no tenga nada que ver con la música, me interesa para una decisión de futuro, espero, no muy lejana :)

Un beso.

Me gusta leerte. Espero que vaya bien este nuevo espacio.

César de Centi dijo...

Son preguntas que me he preguntado yo ultimamente, y no solo ultimamente, interesante post.

Un saludo tocayo

Medijistecantame dijo...

Desde "Medijistecantame" queremos que sepas que leemos y seguimos tu blog. Tienes unos pensamientos muy interesantes, tal vez pronto te pidamos permiso para publicar alguno de tus post en nuestro espacio, para que sigas dándote a conocer y llegues aún a más gente.

Un saludo afectuoso y mucho ánimo!

Oski dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Oski dijo...

Pues la verdad que visto de ese modo tienes mucha razón.

Ejercer de "manager" de uno mismo, tanto en la música como en otras artes es siempre una pequeña traba, porque te resta tiempo para dedicarte a lo que de verdad estás promocionando e incluso a veces ganas, porque la cosa hoy día no está nada fácil.

Pero bueno, poco a poco y con optimismo se consigue salir adelante. Todo tiene sus partes buenas y sus partes malas.

Un abrazo César.

P.D: Perdón por haber borrado la entrada anterior, se me olvidaron algunos signos de puntuación importantes.