viernes, 16 de mayo de 2008

" La piel cuarteada..."

Hace días que no cambio el CD que está dentro de mi equipo de música. Siempre me sucede cuando descubro algo interesante. Me gusta cuando escucho un grupo o un solista que de repente me revuelve positivamente el sentido musical (y por supuesto me lo compro).

Me gusta saber que sólo unos pocos lo consiguen. No pienso en absoluto que esto me influya de una manera directa, pero, me pasa una cosa extraña, y es que el estilo de música que hago casi nunca tiene similitud con los tipos de música que escucho (al menos en rasgos generales). Esto se traduce en una exigencia permanente desde mi postura como público que consume cultura, y es por eso por lo que, cuando esto sucede, quién me remueve las tripas ocupa un lugar privilegiado en mis estantes.

 A veces tengo la sensación de que por ser músico he de callar lo que pienso del resto, pero no creo que sea así. Creo que tiene qué ver más con la discreción que se tiene o no se tiene, pero yo, como espectador, me siento con el mismo derecho que cualquiera para opinar acerca de lo que desee.

Con todo esto no quiero decir ni insinuar que mi criterio sea el mejor y el más justo de todos los criterios (cada uno tiene el suyo...) pero es el mío y no tengo otro...por eso lo defiendo.

 

Abrazos

1 comentario:

Abejita dijo...

Y cual es el nombre de ese último CD que está en tu equipo?Yo soy más bien cansina, cuando algo me gusta lo escucho hasta la saciedad, igual que cuando descubro algo nuevo...siempre me gusta investigar nuevas músicas, sonidos y todo lo que vaya apareciendo. Alguna sugerencia?