lunes, 5 de octubre de 2009

La vida son cuatro días


Soñé que la tristeza de no interpretar el papel que tú querías únicamente te permitía hablarme a escondidas mientras llorabas...sin que ella te viera y aprovechando su ausencia...

Soñé que me contabas como te arrepentías de haber cambiado tu vida solamente porque ella lo pedía...

Soñé que utilizabas tu correo electrónico como vía de escape para mantener el contacto sin que ella lo supiera...

Soñé que no querías verte metido en tal espiral pero ya era demasiado tarde...

Soñé que siempre tuviste miedo al paso del tiempo y te aterrorizaba la idea de no encontrar a nadie que te quisiera de esa forma...

Soñé que pedías disculpas y retrocedías a tiempo...

Soñé que temías volver y ver como tus amigos habían desaparecido de tu vida pagándote con la misma moneda...

Soñé que te habías acostumbrado tanto a vivir esa vida que nada te parecía mejor por muy mala que fuera la forma en que te corría la sangre...

Soñé que brindábamos por tanta valentía como para detener las agujas del reloj interno que marcaba el tiempo que eligieron por ti...

Soñé que finalmente tú seguías siendo el mismo y que tuve ocasión de estar a tu lado en los momentos difíciles...


...pero era solamente un sueño...en la realidad tú sigues con la debilidad y la condena de ver como en los soportes de tus cimientos se acumulan los resguardos de facturas que tú no pagaste...


4 comentarios:

Jara dijo...

Hoy te soñé, y hacía tiempo que no te veia...

Saida dijo...

...

Ginie dijo...

Y por eso me gusta tanto lo que escribes... por que a cada palabra parece que leo mi propia vida.

6alilea dijo...

Hay tanta gente atrapada en esa realidad...