jueves, 15 de octubre de 2009

A pierna suelta

Tengo el alma tranquila (hacía falta ya), y respiro profundamente mientras me descalzo cuando llego a casa...

A veces acabo cansado del día a día y no me entero ni de lo que pasa en el mundo...a veces ni miro los diarios ("total pá qué si ya me los sé", como dice Lichis)...a veces en ese cansancio está impreso el hastío de una dura jornada pero también a veces la necesaria desidia de no haber hecho absolutamente nada...la necesaria sensación de querer dormir a pierna suelta lo que no está escrito...porque dormir es necesario y nunca he pensado que sea una pérdida de tiempo...

Ya ni me acuerdo de cuando fue la ultima vez que salí por la noche "hasta las tantas", y ahora me recojo "temprano", pero ahora me gusta más porque la cosa ha cambiado...ahora ya solamente salgo con quien realmente me siento bien (aunque la verdad es que nunca he sido de sonreír a quien no lo merezca o de aparentar más de lo que hay...y en ocasiones he tenido que ser más claro de lo que hubiera deseado pero, prefiero eso a la falsedad...) y con la seguridad de que vivo los momentos que elijo y no los que eligen por mí o los que se supone que he de elegir para que todo esté "bien visto".

Reconozco que no soy fácil de convencer, pero me gusta cuando la gente me "convence" porque eso quiere decir que los filtros han sido superados y que merecerá la pena lo que haya de venir...

...y no digo que mis filtros sean los mejores...solamente digo que esos filtros son los míos y los manejo a mi antojo...

Me gusta hablar a la cara...porque es ahí donde se ve si tu mirada es verdadera...y me tranquiliza...


2 comentarios:

Jara dijo...

¿Aquí no hay una opción de "Me gusta"?

;)

Saida dijo...

Mejor asi,no? lo demás es una pérdida de tiempo y energías.