martes, 30 de septiembre de 2008

Querer es poder (o no...)

Soy de los que piensan que merece la pena condenar un poco de tiempo y voluntad por tratar de mejorar las cosas (aunque no siempre lo haga).


Es como comer un buen pedazo de tarta.

Todos sabemos que, a determinada edad, hay que tener cuidado con abusar comiendo determinadas cosas, pero cualquiera se resiste...a nadie le amarga un dulce.


Es como dejar de fumar definitivamente.

Todos sabemos que no volver a coger un cigarro únicamente nos traerá beneficios...pero no es fácil sacrificar el cigarrito tras la comida o “el de después de”...


Es como cuando el amor de nuestra vida se va.

Todos sabemos que al final, con el paso del tiempo, nos recuperaremos y miraremos desde la distancia esa relación a la que nos habíamos acostumbrado pero que en realidad no nos aportaba nada. Lo que pasa es que, cuando estamos dentro de esa espiral, nuestro único pensamiento es que todo va a cambiar y seremos tan felices como deseamos sí aguantamos un poco más, y un poco más, y otro poco, y otro...


Pero nadie dijo que fuera fácil.


Lo realmente fácil es decirlo o escribirlo pero sólo quién realmente quiere es capaz de enfrentarse a lo que realmente le perjudica y es capaz de haber conocido el lado oscuro pudiendo contarlo habiendo regresado.


Abrazos

6 comentarios:

piedra_de_sol dijo...

yo estoy a dieta y nunca he fumado... claro, que de la otra no se si sería capaz de decir tanto :/

un besazo

juncal dijo...

yo he estado muchas veces en el lado oscuro.... de algunas cosas. Creo que hay muchos "lados oscuros" y de unos es más fácil regresar que de otros.... es más, creo que aunque sea el mismo cada vez te cambian la puerta de salida... asi que... si quieres puedes pero no es fácil porque tienes que aprender de nuevo cada vez el cómo salir.Creo que me he explicado fatal.... jejeje, es el sueño

efeperino dijo...

Yo quiero pensar que soy capaz, pero desde luego no es algo innato en mí, que me brote de manera espontanea. Requiere siempre un gran sacrificio por mi parte. Trato de ser consciente del mundo que me rodea, empezando por lo mas cercano y ampliando en círculos concéntricos hasta más alla de donde alcance la vista. E incluso, allí, trato de sentir algo como mío, algo que tambien me afecta aunque en la distancia parezca tan ajeno. Me ha gustado mucho tu reflexión Cesar. Nos vemos el viernes compadre.
Efe, encantado de la vida...

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho la reflexión que has tenido. Es impresionante como el ser humano es capaz de caerse y volverse a levantar tantas veces. Pero lo más impresionante es como es capaz de asimilar sentimientos que en el fondo le hacen feliz y le duelen a la vez, y dejar pasar cosas que son muy importantes para esa persona porque sabe que no tiene solución o modo de hacer realidad esos sentimientos. Gracias por estar ahí, con tus canciones, con tu blog y con tu presencia cada mes en tus conciertos.
Besos

Jara dijo...

lo malo es que en el billete de vuelta, no te regalen un lavado de cabeza...jejeje un besazo!

6alilea dijo...

Cuanta razón, César...