lunes, 12 de diciembre de 2011

Cuando empecé a vivir

Te voy a enseñar algo que seguro te va a interesar. Se trata de un diario que escribía cuando era pequeño.
Con él entenderás las cosas que no sé expresar, las cosas que me hicieron creer y las que yo mismo formé viendo las cosas que vivía, las sensaciones que tuve de pequeño y que sin querer me han hecho como soy...peor o mejor, pero tal cual.
No creas que es difícil de leer, tampoco es demasiado extenso, son una cuantas hojas llenas de frases que solo tienen sentido si están juntas. Los primeros besos y los primeros actos de rebeldía se encuentran dentro de esas páginas. Los días de clase, los primeros amores, el primer cigarrillo, la primera mentira piadosa, el primer grupo de amigos... todo está lleno de gestos y palabras que al fin y al cabo son parte de mi vida.
Pero ¿sabes cuando empecé a vivir?...pues fue justo en el momento en que dejé de escribir en él todo lo que me ocurría y comencé a vivir todo lo que deseaba.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanta... qué cierto!!, sencillo y sincero. Gracias César!

Oski dijo...

Saca una sonrisa el texto. Supongo que muchas veces nos empeñamos en vivir más de recuerdos que en seguir viviendo nuevas experiencias que siempre hemos soñado.

Un abrazo