domingo, 27 de diciembre de 2009

En fin...


“...cuando quieras dar marcha atrás estarás pisando tanta mierda que nadie querrá comprobar cuanto hueles después de tanto tiempo...”


¿Qué es lo que sucede cuando la gente cambia tanto por sus parejas? ¿Qué es lo que piensa la gente que tiene la posibilidad de cambiar los hábitos del otro ante la idea de poder cambiarlos? ¿Qué piensan los “cambiados” de los “cambiadores”? ¿Y a la inversa? ¿Debemos pensar entonces que la gente no tiene tanta personalidad como querían hacernos creer? ¿Hasta que punto merece la pena darse a otra persona sabiendo que va a anularnos? ¿Tan difícil es marcar un limite que, de haber hecho las cosas con normalidad, no sería necesario establecer? ¿Qué es lo que les hace pensar que si toman una decisión drástica nunca podrán ser más felices porque creen firmemente que la verdadera felicidad reside ahí? ¿Cómo no van a ser infelices si ven que poco a poco la gente se aleja y ellos mismos son conscientes de que para ellos solo existe lo que sus parejas dictan? ¿Qué es lo que hace que se empeñen en sacar a flote ese tipo de relación sabiéndose tan solos? ¿Cuál es la razón que hace cambiar la perspectiva de lo que antes parecía una persona normal? ¿Vivieron engañados o viven engañados? ¿Nos engañan o nos engañaron? ¿Tan difícil es retroceder? ¿Aprovechará esa persona el momento de dejarte sin energía para rematarte?

Y yo pensando que habiendo tocado el tema con anterioridad y con tanta insistencia se dejaría de dar esta situación....iluso de mí.
Cuanto más mayor me hago, más constantes son las veces en que ocurre algo parecido.

Lo mejor de todo es, que si ha de suceder, que suceda cuanto antes y también poder tener la capacidad de ver en ellos lo que jamás haremos para seguir siendo los mismos...


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Que identificada me siento contigo. A mi también me ha pasado con varias personas últimamente. Y es dífícil saber si te engañan o te engañaron. Lo que sí está claro es que ese tipo de personas no pueden dar más de si. No voy a decir que sean egoístas, porque todos lo somos: todos buscamos la felicidad y cada uno la consigue a su manera. Se trata de la parte que nos toca a los terceros, y a nosotros nos toca la de salvadores de personas dependientes, cargadas de miedos, que no saben identificar sus propias necesidades, y necesitan a alguien que les cuide (porque ellos mismos no saben cuidarse). A nosotros, los amigos, nos volverá a tocar cuando lo dejen con sus respectivas parejas.
Un saludo.
P.

Niuqech Madhatter dijo...

Interesante y recurrente para muchos lo de "¿hace falta poner un límite?" y lo de "si hace falta poner un límite, ¿no será mejor salir corriendo antes de que sea tarde?".

Es algo recurrente creo que en casi todos, si no en carne propia en carne cercana.
Yo todavía no atino a entender por qué hay gente que se afana en cambiarte cuando empiezan una relación, es algo que no me cabe en la cabeza. Si hay algo que cambiar... es que no te gusta. Punto pelotas.

En fin...

Salud y república, amigo César.

Ixchel dijo...

Yo no creo en los límites. Creo que el amor es único, incondicional, y que no puedes enamorarte de dos personas a la vez. Creo que cuando alguien te cambia, deja de merecer la pena estar con esa persona. Somos un "pack", y vamos enteritos, con nuestras virtudes y defectos. En cuanto a los engaños... me parece utópico creer que sólo por enamorarnos o tener pareja le poseemos o monopolizamos. Creo que hay que consevar siempre un espacio vital, una intimidad personal, y que en cuanto a los "cuernos"... Siempre recordaré cuando tuve mi primer novio, con 17 años. Un amigo me dijo: ¿Has pensado que de funcionar, no besarás a nadie más, ni sentirás otro cuerpo jamás, hasta el día de tu muerte?. Me pareció injusto.

olga 73 dijo...

Pues yo tengo la relación de más largo recorrido que conozco a mi alrededor (17 años ya) y la verdad, me ha cambiado para bien en muchas cosas, pq él me hace querer ser mejor persona, pq he dejado el "piensa mal y acertarás", pq he aprendido a relajarme ante los demás, sin sentirme "atacada" a cada paso, pq he ganado seguridad y pq en muchas cosas ha habido una "quijotización" de Sancho y una "sanchificación" de Quijote, y al final no está tan mal la simbiosis.
Eso sí, me deja ser yo,con mis genios mis cosas, no te creas, jajaja. Al final hasta le gusta que le de caña!! jajajaj
Pero veo muchos casos como el que cuentas (de hecho en casi todos los que me rodean) y me parece triste. Es como cuando escucho a alguien decir "en 10 años nunca hemos discutido" y yo pienso: "joer, qué poco os quereis!!". Besos mil. OLGA.

6alilea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
6alilea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.